Descripción Ruta Media: 58Km +1500D

Segmento 01: Plaza - Lavadero

Distancia: 610m Pendiente Media: -8% Menor Altitud: 1062m Mayor Altitud: 1113m Desnivel: 51m

A las 8.00h se dará el pistoletazo de salida a la prueba ciclista desde la plaza del Ayuntamiento, centro neurálgico del municipio, en dirección hacia la calle Mayor. Tras unos metros recorridos por esta rúa, comenzaremos a descender hacia la parte baja del pueblo, pasando por la calle del Pilar y su plaza. Seguidamente llegaremos a la plaza de San Pascual, dejando a la derecha la ermita que le da nombre, del siglo XV, para continuar hacia la calle Baja. Pasaremos por la casa rural Los Pajaricos y, un poco más abajo, nos encontraremos la Casa la Reina (una recreación de una casa antigua o masada) y la fuente de la Pila. Una vez que se dejan las últimas viviendas, se continúa por un camino de cemento hasta llegar al lavadero. Antes de llegar al río Guadalopillo ya podemos hacernos una idea de la orografía del pueblo, pues en apenas 610 metros hemos descendido 51 metros. Y es que Ejulve está recostado sobre la ladera de una montaña y bien situado a la solana de la misma. El lavadero es una construcción es del siglo XVI aunque el paso de los años ha trasformado su disposición original al incluir varios arcos inspirados en arquitecturas de municipios cercanos y nuevas estancias adosadas a la principal. El lavadero luce hoy en día completamente restaurado pero todavía conserva algún muro original de mampostería, así como su estructura tradicional de dos balsas para el lavado de la ropa. A su lado se encuentra uno de los pocos abrevaderos que todavía están en uso y que fueron muchos más, testigos del pasado ganadero, y también agrícola, de la localidad.

Segmento 02: Lavadero - Fuente Serrano

Distancia: 1,2Km Pendiente Media: 2% Menor Altitud: 1062m Mayor Altitud: 1096m Desnivel: 34m

Frente al lavadero, situada en un cabezo, podemos observar la ermita de Santa Ana. Esta construcción es del siglo XVI aunque el paso de los años ha trasformado su disposición original al incluir varios arcos procedentes de arquitecturas de municipios cercanos y nuevas estáncias adosadas a la principal. Inmediatamente después de pasar el lavadero, y siguiendo el camino de cemento, nos encontramos una pequeña cuesta, hasta llegar a una paridera. Torcemos a la izquierda para serpentear por parte del cabezo de santa Ana, permitiendo tener presente las vistas de la ermita dedicada a la patrona de Ejulve. Continuando el camino de cemento, siempre en un sube y baja de tendencia ascendente, se llega a la fuente Serrano, dejando atrás unas maravillosas vistas de Ejulve. Este es un buen punto para llenar de agua fresca el botellín, y un paraje natural de lo más exuberante, ya que el líquido elemento que brota del subsuelo y que se recoge en sucesivos baciones y balsas permite el cultivo de pequeños huertos con árboles frutales, verduras y hortalizas de temporada. No obstante, la cosecha se ve siempre influenciada por el clima seco y frío de Ejulve.

Segmento 03: Fuente Serrano - Cruz de Valdelahiedra

Distancia: 1,05m Pendiente Media: 10% Menor Altitud: 1094m Mayor Altitud: 1201m Desnivel: 107m

Tras pasar por la fuente (insistimos en la idoneidad de coger agua para la ruta, si no se ha hecho antes) comenzaremos a subir una cuesta de tierra. Tan apenas trascurridos unos metros, en la margen derecha se encuentra la fuente de la Marriguera, pero hoy no nos pararemos a contemplarla y continuaremos el camino, el cual es especialmente duro ya que en apenas un kilómetro supera los 100 metros de desnivel acumulado, hasta alcanzar los 1.193 metros de altitud. Iremos de menos a más, por lo que las primeras rampas servirán para coger ritmo de subida. A media ascensión la cosa se irá poniendo exigente y en los últimos metros de la subida se complicará el desnivel, llegando en algún momento a 18%, pero solo en pequeños tramos que nos dejarán la lengua fuera. Terreno propicio para calibrar el nivel de cada corredor y hacer las primeras distancias. Los diesel no debéis desesperar, pues aún quedan más de 80 kilómetros y es mejor dosificar fuerzas. Una vez acabada la cuesta llegaremos a la conocida como la Cruz de val de la Hiedra. Si tras el esfuerzo nos da por echar la vista atrás, la panorámica del pueblo es espectacular. El nombre de val de la Hiedra o val de la Yedra es debido a que se trata de una zona llana situada entre montes, es decir, un valle. Por otro lado, la palabra cruz hace referencia al peirón o mojón que debía de existir en este punto puesto que se trata de un cruce de caminos cercano a Ejulve. Este tipo de construcción facilitaba la visibilidad de los caminos, sobre todo en un contexto de ventiscas invernales. Generalmente estaban dedicadas a un santo, cuya imagen aparecía en el centro de la cruz. Hoy en día se ha perdido este monumento pero aún se conserva el topónimo.

Segmento 04: Cruz de val de la Hiedra - Las Navas

Distancia: 3,13Km Pendiente Media: -2% Menor Altitud: 1143m Mayor Altitud: 1203m Desnivel: 60m

Una vez coronada la cima de la Cruz de val de la Hiedra, empezaremos una leve bajada de recuperación, que después se tornará más pronunciada, a mano derecha nos encontraremos una pista que va a la masada del Cabezano (allí se encuentra el primer avituallamiento, pero esta vez pasaremos de largo). Continuando la bajada pasaremos cerca de otra de las fuentes de Ejulve, la de los Santanales, que quedará a mano izquierda. Fue en esta zona donde se instaló por primera vez la granja de cabras murcianas-granadinas de Pedro Navarro Temprado, quien puso en funcionamiento la empresa de queso artesano Los Santanales, una imprescindible de Ejulve. Actualmente ya no se encuentra en este punto debido a que se trasladó a un enclave más cercano al municipio. Dos generaciones después, la empresa sigue en activo. Tras dejar atrás los Santanales entramos dentro de la zona de las Navas. Durante los próximos kilómetros el ciclista se rodeará de bosques frondosos de carrascas y de matorral bajo, algo muy habitual en el paraje ejulvino, solo interrumpido por varios campos plantados con pistacheros, algo totalmente innovador en la agricultura de este terreno. Dejaremos atrás la pista en buenas condiciones y apreciaremos un cambio brusco para encontrar el clásico terreno pedregoso del término municipal que será el protagonista de la prueba. Poco a poco se irá descendiendo hasta alcanzar los 1.148 metros de altitud, junto al tendido eléctrico, punto en el que se encuentra el primer avituallamiento líquido. Posteriormente, cuando se sube de la vuelta de los molinos, se volverá a pasar por el enclave de las Navas.

Segmento 05: Senda del Huergo - Fuente el Número

Distancia: 1,25Km Pendiente Media: -8% Menor Altitud: 1040m Mayor Altitud: 1145m Desnivel: 105m

Desde lo alto de las Rochas de Pebre se desciende por la senda que sube a la Caleja del Huergo. Las preciosas vistas harán que nos detengamos. Esta será la primera senda que nos encontraremos en la ruta. Una vez que franqueemos la torre de alta tensión, empezaremos la bajada. Un par de curvas al principio de la misma, junto unos pequeños escalones, serán la dificultad más grande de la senda, pero una vez salvadas la senda será más llevadera. Dejaremos los corrales a la derecha, seguiremos descendiendo. Calzadas de piedras, al principio amplias y luego cerradas, darán una sensación de encasillamiento y, una vez acabadas, zigzaguearemos por una pequeña ladera de hierba, que nos llevará a una pequeña subida de sobre rocas que supondrá un nuevo deleite para la vista. Tomaremos a la derecha el cruce que viene inmediatamente, para bajar en dirección a la Fuente del Número. Hace pocos años que se ha rehabilitado, incluyendo dos baciones de madera para que el agua no se pierda subterráneamente. Este bello entorno es ideal para realizar meriendas y actividades deportivas como senderismo o ciclismo de montaña. Tras dejar la fuente a la izquierda, el camino llega a un pequeño bosque de chopos cabeceros (álamos negros trasmochos gestionados tradicionalmente para producir madera y forraje), que atravesaremos antes de cruzar de nuevo el Guadalopillo. Sin dejar la pista y antes de torcer a la izquierda para coger el GR 8.1

Segmento 06: Senda de los Molinos

Distancia: 4,03Km Pendiente Media: -2% Menor Altitud: 926m Mayor Altitud: 1035m Desnivel: 108m

Una vez que crucemos el río Guadalopillo (suele llevar poco caudal) y transcurridos unos metros, cogeremos la senda GR 8.1. que se encuentra a nuestra izquierda. Es la más larga del recorrido con sus casi cuatro kilómetros que nos harán disfrutar. Una pequeña y pedregosa cuesta nos hará sudar un poco, pero después de esta pequeña dificultad nos adentraremos por un barranco sobre el río Guadalopillo, que recorreremos por su margen izquierda. En esta senda casi siempre estaremos rodeados de un bosque de carrascas. Transcurridos no más de 1,5 kilómetros, a la derecha quedará el Molino Alto. Este molino, situado junto a la casa del molinero, se nutre de las aguas del río que se canalizan hasta llegar a una balsa que todavía se conserva. Seguiremos bajando por esta espectacular senda y para nada técnica, sino más bien disfrutona y agradecida. En este segundo tramo destaca la llamada Peña la Vuelta, giro que realiza el propio río y que se ubica justo antes de llegar al Molino Bajo, que junto al Alto configuran dos de las arquitecturas industriales más importantes de Ejulve. Ambos edificios utilizaban la fuerza del agua para mover las ruedas que muelen el grano para hacer la harina. Del edificio destaca su portada de sillería en arco semicircular, por lo que probablemente sea de los siglos XVI o XVII. Este tramo es de fácil recorrido, sin apenas cambios de orografía pues se debe recordar que el camino del GR 8.1 discurre por la cota más baja de Ejulve.

Segmento 07: Subida Val de Puercos

Distancia: 770m Pendiente Media: 17% Menor Altitud: 919m Mayor Altitud: 1047m Desnivel: 128m

Una vez dejada atrás la senda GR 8.1 de los Molinos, y trascurridos unos cuantos metros por una pista, la cual nos dará una pequeña tregua para coger fuerzas, iniciaremos una de las ascensiones más importantes de la ruta. Un giro a la derecha tras cruzar el río Guadalopillo es el comienzo del durísimo repecho de val de Puercos. Esta zona se denomina así por la abundancia de jabalíes en tiempos pasados. Al principio de la cuesta la pendiente es moderada, pero pasados unos metros se vuelve exigente y, en otros tramos, más que exigente, con algún porcentaje que ronda el 24% de desnivel. Se trata de un terreno con una orografía escarpada pues se pasa de una cota de 919 metros de altitud a una subida progresiva de un 17,6% medio de desnivel, que alcanza su punto álgido en los 1.047 metros, momento en el que se coronará val de Puercos. En este momento se habrá recorrido 12,8 kilómetros desde el inicio de la prueba. La dureza del terreno sitúa aquí el premio de montaña. Solo habrá un momento de descanso para coger un poco de aliento, que será a mitad de ascensión.

Segmento 08: Val de Puercos - las Navas

Distancia: 3,7Km Pendiente Media: 3% Menor Altitud: 1029m Mayor Altitud: 1145m Desnivel: 116m

Una vez subida la temible subida de Val de Puercos, seguiremos ascendiendo, pero esta vez los porcentajes serán mucho menores; incluso nos encontraremos alguna pequeña bajada. Las pistas que discurrimos están jalonadas por carrascas, las cuales nos darán buena sombra, muy de agradecer si el día sale caluroso. Llegado al altiplano es buen momento para disfrutar de las vistas de los bosques de Ejulve pues es uno de los municipios más grandes en extensión de la Comarca Andorra-Sierra de Arcos. A lo lejos, podremos observar la sierra de Majalinos y el pico que le da nombre, pero hasta llegar allí todavía quedarán decenas de kilómetros de esta espectacular ruta. Este segmento lo conforma una pista cómoda de piso que conduce hasta los 1.145 metros de altitud, punto en el que se instala el primer avituallamiento líquido. ¿Os suena esta ubicación? Seguro que sí porque es la zona del tendido eléctrico; lugar por donde anteriormente habéis pasado para bajar al río Guadalopillo.

Segmento 09: Senda de las Navas

Distancia: 780m Pendiente Media: -1% Menor Altitud: 1125m Mayor Altitud: 1152m Desnivel: 27m

Una vez que se han repuesto líquidos, se abandona la zona de las Navas en dirección al Huergo. Para ello se toma a la izquierda una pequeña senda, que se empieza bajando por una zona desgarrada de piedras, pero sin más complicación. Después atraviesa varios campos de labor y, tras una pequeña subida, acerca a una balsa para el ganado lanar o cualquier animal salvaje que se encuentra fácilmente por los alrededores. Corzos, liebres y jabalíes no son difíciles de ver. Pasada la balsa, continuaremos llaneando por la senda, la cual acabaremos tirando de técnica, pues el terreno roto dificulta el tramo final de subida. Este segmento enlaza con la pista que se dirige al Huergo.

Segmento 10: Senda del Huergo

Distancia: 640m Pendiente Media: -7% Menor Altitud: 1074m Mayor Altitud: 1121m Desnivel: 47m

Una vez superada la senda de las Navas, volvemos a una pista rápida de bajada, antes de enlazar con la senda del Huergo. En la pista tendremos una pequeña subida, la cual será una buena opción para entrar bien posicionado a la senda. Empezaremos la senda con una pequeña bajada, rota en algunos tramos. Una zona de poco llaneo nos permitirá disfrutar de las vista, pero después se complicará por momentos por lo roto del terreno y por la bajada en sí, porque obliga a esquivar alguna que otra piedra y a realizar algún pequeño salto. Todo ello para alcanzar los corrales del Huergo. Después de haber pedaleado 640 metros se desciende hasta la cota de los 1.069 metros. El topónimo ‘huergo’ no es muy habitual en Aragón y hace referencia a un lugar húmedo cercano a un cauce. No en vano, muy cerca de aquí se encuentra la Caleja del Huergo. Se trata de un cañón seco que ha sido horadado por el aire, la lluvia y el agua que en el pasado transcurría por él. Actualmente se ha habilitado un camino para llegar hasta allí, por lo que podéis aprovechar la visita a Ejulve para recabar información y, en otra ocasión, ver con detenimiento esta joya de la naturaleza.

Segmento 11: Subida por los bancales del Huergo

Distancia: 2,10Km Pendiente Media: 7% Menor Altitud: 1030m Mayor Altitud: 1170m Desnivel: 139m

Una vez superada la senda que conduce a los corrales del Huergo, y después de haber bajado por una pista rota, llegaremos a los bancales del mismo nombre. Cruzaremos el primero de ellos, con tendencia descendente, pero según como sea la añada nos dificultará pasarlo. Una vez superado, empezaremos con la tercera gran ascensión de la ruta a lo largo de 2,1 kilómetros se sube por una serie de campos de labor, cruzando por el barranco de santa Lucia y pasando próximos al barranco de san Antón hasta la era Perdiguer. Concatenaremos bancales de labor con pistas con poco uso, pero que nos ayudarán a superar la ascensión, con una pendiente media del 7% y un terreno roto que harán de esta subida una de las peores en este primer tramo de la ruta. Estos lugares nos hablan del pasado agrícola de Ejulve pues ambos santos fueron muy queridos en la localidad; la primera por ser patrona de los campesinos y el segundo por ser el protector de los animales. Actualmente se continúa con esta tradición y para el 17 de enero se quema una hoguera en la plaza para celebrar san Antón y al mismo tiempo que se leen las «relaciones», pequeñas rimas irónicas que hablan de los hechos que han tenido lugar en el municipio durante el año anterior.

Segmento 12: Bancales del Huergo - Masada el Cabezano

Distancia: 1,10Km Pendiente Media: 1% Menor Altitud: 1145m Mayor Altitud: 1180m Desnivel: 35m

Ya repuestos de la subida, tomaremos aliento y podremos disfrutar de las vistas que nos brindan otros bancales, los de la masada del Cabezano, esta vez con Majalinos nítidamente al fondo. Una ligera bajada hará que descansemos un poco las piernas pero poco después el terreno sigue subiendo hasta dicha masía, lugar donde se realiza el primer avituallamiento de líquido y sólido (kilómetro 22.1). En las masadas o mases (también llamadas masías en otras zonas) solía vivir una o varias familias durante todo el año. Se dedicaban a la agricultura y a la ganadería y, como la distancia hasta el pueblo era muy grande, realizaban una economía de autoabastecimiento pues estas construcciones estaban diseñadas para poder vivir de sus recursos y no depender de nadie. En las masías se hacía la matanza, se horneaba el pan y se hacían conservas. Además, poseían huertos, corrales y pozos para el agua como eldel Cabezano.

Segmento 13: Subida al Polo

Distancia: 2,57Km Pendiente Media: 3% Menor Altitud: 1181m Mayor Altitud: 1270m Desnivel: 88m

Repuestas las fuerzas en el avituallamiento, un falso llano nos conducirá a una pequeña bajada, pero esto será un espejismo porque seguiremos el ascenso pasando por el barranco de la Muela, donde se localizan campos llenos de carrascas truferas. Hace apenas unos veinte años que ha arraigado este tipo de cultivo en Ejulve. Es un árbol que se adapta bien al terreno, pues cuanto más alta es la cota en la que se plantan, menos agua necesitan para obtener el fruto. Estos árboles necesitan que los campos sean pedregosos (no arcillosos) y con poca materia orgánica. ¿Os suena este tipo de terreno? El suelo reúne las condiciones ideales para obtener la trufa, pero por el contrario hace que sea tan difícil que la bicicleta avance en estas condiciones. Comenzando la ascensión dejaremos a la izquierda la masada Burriel (apenas a 200m) y en la que hoy en día no habita nadie pero todavía siguen cultivándose sus bancales. Esta se localiza a 1.186 metros de altura. En este punto, se han recorrido 23,1 kilómetros de la ruta larga. En algunos momentos de la subida la pista mejora, pero será en momentos puntuales y casi llegando al Polo. Los campos de carrascas, vallados, predominan entre el paisaje. Se sigue pedaleando, pasando próximos al barranco de la Zarallera hasta llegar al Polo. El Polo siempre ha sido una de las zonas más frías del pueblo, de ahí su nombre, por lo que si hacéis la ruta en invierno acordaros de coger una buena chaqueta…

Segmento 14: Polo - Villasecos

Distancia: 2,83Km Pendiente Media: -4% Menor Altitud: 1160m Mayor Altitud: 1291m Desnivel: 130m

Una vez que hemos llegado a los corrales del Polo, bajaremos por una pista en buen estado por la que avanzaremos por la val que lleva el nombre de este paraje. A la izquierda encontraremos otra balsa, y también en esta zona se halla la sima del Polo. Esta cavidad está catalogada como Lugar de Interés Comunitario debido a su valor espeleológico. Habitan en ella permanentemente una serie de animales de carácter singular. Seguiremos por la pista que nos encontramos a la derecha, en buen estado pero de constante subida. Antes de empezar la bajada nos deberíamos detener a ver las vistas: los pinares de los Villasecos, la masada Palomita y las diferentes masadas de Villlarluengo, así como toda la imponente sierra de Majalinos. Bajando por la pista que nos encontramos a la izquierda llegamos a otra que poco a poco se convertirá en un cortafuegos. Descansaremos cuesta abajo hasta que un giro a la derecha nos obligue a coger una senda de reciente creación, mediante la cual estaremos entrando en la zona de los Villasecos.

Segmento 15: Villasecos a Barranco Muñoz

Distancia: 4,52m Pendiente Media: -2% Menor Altitud: 1066m Mayor Altitud: 1178m Desnivel: 113m

Una vez que hemos llegado a la pista de las Cuevas de Cañart entraremos en la zona de la Reserva de Caza de las Masías de Ejulve, que pertenece al Gobierno de Aragón. Un giro a la izquierda y otro a la derecha nos hará tomar una pista en muy buen estado, siempre jalonada por unos impresionantes pinos, que harán que tengamos un poco de sombra si el día es muy caluroso. La pista es en falso llano, picando hacia arriba. Una serie de subidas y bajadas nos harán llegar a la masada Agustina, la cual se encuentra en mal estado. A partir de ahí la pista se tornará más quebrada y aparecerán continuas rocas que nos dificultarán la marcha. Iremos subiendo poco a poco con falsos llanos hasta que una pista nos adentrará, a mano derecha, en la hoya de los Villasecos. Una pequeña bajada y otro giro a la izquierda nos llevarán al barranco Muñoz. Divisaremos la masada de la Viuda y sus campos de labor, pero mejor parados para no tener problemas con la fuerte pendiente. Terminada la pronunciada bajada, tomaremos el camino de la izquierda.

Segmento 16: Senda Barranco Muñoz

Distancia: 2,45Km Pendiente Media: -5% Menor Altitud: 975m Mayor Altitud: 1087m Desnivel: 112m

Llegaremos a una de las partes más bonitas de la ruta. Como se habrá observado, el paisaje cambia para dar paso al bosque formado por pino laricio combinado con sabinas y carrascas. Se trata de una zona de gran importancia geológica cuyo origen se remonta 250 millones de años en el tiempo. Un ejemplo es la Cueva del Ermitaño o Cueva Muñoz, una gruta que, según cuenta la leyenda, fue habitada por un gigante que aprovechó la oquedad de la roca para crear una vivienda con un horno para cocer pan incluido. Desde este enclave, y tras una serie de bajadas, a la derecha encontraremos el camino La Masada y los corrales de los Chiquicos, que pronto quedarán atrás mientras buscamos el Torrejón y su fuente. Tomaremos la pista a la izquierda y bajaremos de nuevo por un terreno desgastado debido a la falta de tránsito. Llegaremos a la fuente, que será parada obligatoria si no estamos en carrera por la escasez de agua en ruta. A pocos metros encontraremos el Torrejón, un relieve en forma de ruina generado por la erosión de la tierra y del agua, puesto que en origen su base se alzaba sobre el fondo marino. Esta ruina es uno de los ejemplos geológicos más bellos e importantes de Ejulve y del Maestrazgo, territorio famoso por otras formaciones de más renombre como los Órganos de Montoro o el Nacimiento del río Pitarque. Continuando el camino, en apenas un minuto daremos con la masía de los Barrancos.

Segmento 17: Hotel Los Barrancos - Mirador de los Órganos

Distancia: 1,68Km Pendiente Media: 9% Menor Altitud: 986m Mayor Altitud: 1140m Desnivel: 154m

Una vez superado el barranco Muñoz, llegaremos a la pista que conduce al hotel. Sí, en Ejulve tenemos un hotel; rural, apartado y parado desde hace años. Llegamos al kilómetro 36. El edificio está construido sobre lo que fue la masía de los Barrancos, de la que toma su nombre. Fue transformada por el Gobierno de Aragón en hotel ecológico. Actualmente este espacio, junto a 3.300 hectáreas de terreno, varios miradores y un observatorio de avifauna forman la Reserva de Caza y el Espacio de Interpretación Masías de Ejulve. El área de los Barrancos cuenta con una serie de carrascas monumentales de 11 metros de altura y 10 metros de copa. Se trata de uno de los conjuntos de encinas más llamativos de la zona debido a que era habitual que en este punto se congregaran los rebaños para sestear debajo de ellas, lo que permitía abonarlas de manera ecológica. El principio de un persistente ascenso será por una pista en muy buen estado y con un porcentaje de desnivel poco elevado, aunque conforme avancen los kilómetros la elevación será mayor. Contaremos en este tramo con algún porcentaje que ronda el 10%. Un giro a la izquierda buscando el mirador de los Órganos de Montoro cambiará tanto el porcentaje como la calidad de la pista. Tras un respiro en el cruce, el porcentaje de la subida incrementará paulatinamente hasta alcanzar el 16% en algunos tramos. Una vez superada esta esforzada ascensión llegaremos hasta el cruce que conduce a la Masada el Rajo.

Segmento 18: Senda del Mirador de los Órganos de Montoro

Distancia: 340m Pendiente Media: 13% Menor Altitud: 1131m Mayor Altitud: 1176m Desnivel: 44m

Tomaremos la pista de la izquierda, que conduce a la Masada el Rajo. Será en ligera bajada y en buen estado, lo que hará que podamos tomar fuerzas para lo que nos espera. Pasado el kilómetro 38, cogeremos a la derecha la senda del mirador de los Órganos de Montoro. En apenas 340 metros aumentaremos 44 metros de desnivel en un tramo muy técnico. Al principio la senda transcurrirá entre los pinos y subiendo entre pequeños campos de labor, en este momento yermos, pero después el recorrido se volverá más inclinado y con el terreno más roto, obligándonos a dar nuestro mejor golpe de riñón. Los pinos darán paso a las sabinas y a los enebros, pero pasados esos escasos (pero duros) 340 metros estaremos contemplando una de las mejores vistas de toda la jornada: la formación geológica de los Órganos de Montoro (una de las más características del Parque Cultural del Maestrazgo), los pueblos de Montoro y Villarluengo, la sierra de Majalinos, las diferentes masadas que nos encontramos a nuestros pies… En definitiva, un extraordinario paisaje del que no sabrás dónde detenerte y a qué dedicar la mejor foto. Un momento que quedará en tu retina para siempre y que podrás inmortalizar con una fotografía panorámica de 360 grados para que no se pierda detalle.

Segmento 19: Cresteando por Mirador de los Órganos de Montoro

Distancia: 2,81Km Pendiente Media: 0% Menor Altitud: 1106m Mayor Altitud: 1160m Desnivel: 54m

Una vez repuestos de la subida por la senda y tras haber contemplado las maravillosas vistas que nos ofrece el Mirador de los Órganos, continuaremos la ruta. Durante varios kilómetros de subidas y bajadas se pueden contemplar las estupendas vistas que nos ofrecen a la derecha las Masadas de Ejulve y a la izquierda la sierra de Majalinos y el barranco de los Degollaos. En un principio bajaremos por una pequeña senda con numerosas piedras, por lo que tendremos que estar atentos. Al llegar a la antena de telefonía, cambiaremos de trazado, pasando de senda a pista/cortafuegos. Mejorará la anchura, pero muy poco la superficie por donde circularemos. Tras un kilómetro de tendencia descendente, el terreno cambiará y empezará a subir, primero suave pero después más duro; todo ello agravado con la rocosidad que dificulta sobre manera que la rueda gire rápido. Pero, eso sí, las vistas seguirán siendo espectaculares. Casi terminando el segmento podremos ver desde lo alto, a nuestra derecha, la masada del Galán, una de las mejores conservadas. Se trata de una construcción perteneciente a una familia acaudalada, hecho que se aprecia muy bien en la estructura del edificio pues llama la atención su buen aspecto tanto interior como exterior. Cuenta con horno, cuadras, corrales y una fuente. Lleva más de cuarenta años deshabitada pero todavía se conserva en pie. Al llegar a la pista que nos llevaría de nuevo al Hotel de los Barrancos si la tomáramos en esta dirección, habremos terminado este segmento.

Segmento 20: Hacia la Masada del Sartenero

Distancia: 1,29Km Pendiente Media: -5% Menor Altitud: 1083m Mayor Altitud: 1147m Desnivel: 64m

Continuaremos rectos por la pista que encontraremos a mano derecha. Está en muy buen estado, por lo que el descenso será muy rápido. Casi sin darnos cuenta llegaremos a un cruce de pistas y tomaremos la de la izquierda (también en buen estado), en dirección a la masada del Sartenero, hoy en día muy deteriorada pero que en el pasado contaba con pajar y con un tejado realizado completamente en madera. Este sistema constructivo era poco habitual, pues lo normal era realizar las techumbres con cañizos.

Segmento 21: Senda M. Sartenero - M. Los Vaciones

Distancia: 1,29Km Pendiente Media: 2% Menor Altitud: 1077m Mayor Altitud: 1110m Desnivel: 33m

Después de abandonar la Masada del Sartenero, tomaremos una senda que sale a nuestra derecha. Al comienzo empezará bajando y poco a poco la tendencia cambiará para subir. Los chopos se alternan aquí con los pinos y precisamente es este el indicativo de que la cosa se pone seria, con alguna pendiente suculenta. Llegados a una balsa podremos retomar fuerzas y entraremos en una zona de pinos cerrados con alguna sabina, zigzaguearemos por dentro del pinar y una vez que salgamos de éste observaremos, de nuevo el paisaje de la masada de la Viuda así como sus bancales de cultivo de cereal. Tras una breve bajada llegaremos a la huerta de otro mas, el de los Vaciones de Abajo, y una vez allí empezaremos a escalar hasta la fuente de los Vaciones. Continuaremos la ascensión hasta esta masada. El apelativo que recibe, «de abajo», le sirve para diferenciarse de otro conjunto constructivo que tiene el mismo nombre pero que se sitúa un poco más alejada, es decir «arriba». Hasta hace tan solo tres años, la masía de los Vaciones de abajo estaba habitada pero sus propietarios decidieron irse a vivir a Ejulve debido a su edad avanzada. Actualmente, las tierras de cultivo y sus corrales siguen empleándose. En este lugar se establece el segundo avituallamiento de sólido y líquido.